Grandes del cine haciendo de grandes del cine.

Si en la anterior entrada hablábamos de la “Princesa del Cine” Grace Kelly y de su corta pero intensa carrera, hoy tenemos que referirnos a quien le va a dar vida en la gran pantalla en la película “Gracia de Mónaco”, la actriz australiana Nicole Kidman.

Nadie negará que se trata de un parecido razonable a nivel físico, mucho más de lo que ha podido ser la similitud entre el gran director de cine de suspense Alfred Hichtcock y el actor Anthony Hopkins que lo representó en el film que lleva el apellido del famoso director.

grace_nicole

La historia del cine está repleta de actores que se han metido en la piel de todo tipo de personajes históricos de todos los ámbitos: política, actores y actrices, líderes religiosos, militares, asesinos, gánsteres,  e incluso personajes de la ficción o de la mitología. Daría para muchos artículos el tratar sobre este tema.

Pero siguiendo con el papel que ahora está promocionando Nicole Kidman hay que decir que, en apariencia, no habría mayor parecido que el físico.

Al menos los papeles a los que nos tiene acostumbrados la australiana… ¿Pero qué papeles son?… Ahí está la cuestión… Si algo destaca y, por otro lado, agradecemos a la actriz es que nunca ha querido encasillarse en ningún estereotipo. Así la hemos visto actuar en papeles de típica guapa sin más pretensiones, de bailarina cantante en famosos burdeles, dando rienda suelta a sus más oscuros instintos, luchando contra las fuerzas de la naturaleza o de la grandiosidad de su tierra natal, como criatura rebelde siendo domada por el amor de un hombre maduro…

En un mundo donde muchos de los actores nos cansan con sus mismas muecas y gestos así interpreten a un policía o a un maleante, el hecho de esa frescura que suele dar a sus papeles Nicole Kidman es un acicate para seguir su carrera.

nicole-kidman-plays-grace-kelly_gb

Grandes de la pantalla. Audrey Herpburn

Muchos dirían que era lógico siendo hija padre con ascendencia real y una aristócrata holandesa que tuviese ese mismo porte. Pero otros dirán que esta belga nacida el 4 de mayo de 1929 nació para ser el “Cisne” del celuloide (con perdón de Grace Nelly).

Sin embargo sus primeras actuaciones delante de un público no fue en las pantallas sino en improvisados escenarios bailando (estudió en el conservatorio de Arnhem entre 1939 y 1945 piano y ballet clásico) secretamente para la recaudar dinero para la resistencia holandesa.

De hecho los trágicos acontecimientos familiares relacionados con la II Guerra Mundial, marcarían gran parte de su carácter.

audrey-hepburn

Abandonada la posibilidad de dedicarse profesionalmente al ballet, realizó algunos intervenciones en film menores hasta debutar en la película “One Wild Oat” en la que hacía de recepcionista.

Sus apariciones llamaron la atención de los productores del musical de Broadway “Gigi” lo que representó un salto importante en su carrera. Y tras su actuación en “Secret People” llegaría el primer papel protagonista por el que sería recordada: “Vacaciones en Roma” junto a Gregory Peck.

Después llegarían “Sabrina” y sus encantos, la dura “Guerra y Paz” basada en la obra de Leo Tolstoy donde actuó junto al que sería su primer marido Mel Ferrer, “Una Cara con Ángel”, “Historia de una Monja” y, en 1961 la que probablemente sea la película que marcó su madurez profesional, “Desayuno con Diamantes” de la que todos recordamos su melancólica interpretación de la canción “Moon River” de Henri Mancini.

desayuno con diamantes

Habría que destacar largometrajes como “Charada”, “My Fair Lady” o “Sola en la Oscuridad” antes de hacer una cita a un hecho que fue de mucha importancia en su vida: su labor humanitaria bajo los auspicios de UNICEF, que representó sus últimas apariciones públicas antes de su muerte en 1993.