EL ENCUADRE (II)

En el anterior post sobre el encuadre (límite físico de la imagen que presenta lo que se ve en pantalla) acabamos con la imagen en primer plano del rostro de Tom Hanks en la película “Naufrago”.

No fue algo al azar. Era una segunda prueba de la influencia que tiene un determinado encuadre en la narración de la película.PLAYA NAUFRAGO

Viendo esta imagen y con la inestimable ayuda del buen hacer del actor, intuimos que fuera del encuadre, fuera del plano, hay algo que le está causando asombro o temor. Nosotros aún no lo vemos, pero el director nos crea así el suspense sobre lo que va a venir a continuación.

Este recurso lo podemos descubrir en infinidad de momentos a lo largo de cualquier película. Y si no, acudir a la videoteca, sección western.

La perspectiva de la cámara con respecto al objeto o la acción, también influye en el sentir del espectador. ¿Qué diríamos de una imagen tomada perpendicular a un vehículo? ¿No tendríamos la sensación de que está parado? Sin embargo si nos situamos ligeramente de frente, aporta dinamismo a la composición.

Aunque parezca mentira el trabajo con el encuadre puede afectar a la percepción del tamaño y forma de las cosas. ¿Cuántos gigantes dejarían de parecerlo si se situasen a la misma distancia de la cámara que los protagonistas? Los Hobbits de “El señor de los anillos” podrían compartir estatura con el resto si se sentasen junto a los hombres o magos.

Cada encuadre del director implica una significación. Podemos empezar a ver lo que nos rodea con nuevos ojos.

CLIND EASTWOOD

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s